Todos los días, cientos de camiones pasan la frontera iraquí-turca hacia Zaxo (Zakho), Duhok, Hewlêr (Erbil) o Silêmanî (Sulaimaniyah). Algunos pasan las ciudades kurdas y conducen hasta el centro de Iraq. Los productos que estos camiones transportan a través de la frontera por lo general ya no se pueden vender en el mercado turco, su calidad es baja o su fecha de vencimiento se acerca. Casi todos llevan símbolos o nombres turcos: Malkoçoğlu, Fatih, Türkler, Sarıboğalar, Turhan, Tunahan, Yunus Emre, Akbağ, Akan, Arıhan, Akhan, Piloto, Öz Sezer, Babur, Edinoğlu, Reyhan, Öz Konaklı, Filomlu, Sayılır, Trans Aktaş, Seray, Nuhoğlu, Misnak…

Cualquiera que haya caminado por estas calles habrá visto que a lo largo de la ruta que atraviesan los camiones turcos en la Región del Kurdistán de Iraq, carteleras comerciales dicen “Grupo Taha: Llevamos el mundo a Iraq”.

El Grupo Taha, con sede en Estambul, está formado por empresas como Taha Holding, Taha Tekstil, Taha Diş Giyim, Talu Tekstil, Yavuz Tekstil, Fetih Tekstil, Fatih Tekstil, Fatih Emprime y Özen Mensucat. En su sitio web, la corporación se describe a sí misma como un grupo de fabricación de prendas de vestir que proporciona “una amplia gama de desarrollo de productos innovadores a los acuerdos de logística”. En otras palabras, a diferencia de su lema comercial, el negocio no llega al mundo entero, sino a los bienes turcos a Iraq y a la región del Kurdistán. Vale la pena examinar de cerca las razones y las consecuencias de la conquista del mercado iraquí por parte de las empresas turcas.

El comienzo de la explotación de Medio Oriente a través del modelo de Estado-nación

En el marco de su larga historia de valores culturales comunes, la gente de la región de Medio Oriente hizo contribuciones importantes a los desarrollos históricos, culturales y científicos en el mundo. Sin embargo, hoy en día, muchas personas parecen ver a Medio Oriente, Iraq o a Kurdistán como si tales desarrollos nunca tuvieran lugar. Detrás de este telón de fondo, el saqueo y la explotación de los tesoros subterráneos de la región se aceptan como un tipo de destino.

Dos desarrollos importantes han asegurado esta situación. Después del colapso del Imperio Otomano, Medio Oriente fue reordenado mediante la creación de varios estados-nación. Los poderes hegemónicos de la modernidad capitalista, es decir, los países occidentales, estaban interesados ​​en buscar sus propios intereses y ganancias dentro de este contexto. A los estados-nación recién creados en la región se les asignó la función de pequeños puestos policiales o militares para ayudar al saqueo y la explotación de la región. Los regímenes que se establecieron dentro de estas fronteras artificiales forzaron a los diferentes pueblos, comunidades de fe y creencias y grupos culturales, a la asimilación y la colaboración.

Dividir, gobernar, crear conflictos, confiscar recursos…

El orden que se formó en el siglo XX ya no cumple su función anterior. En el siglo XXI, el intento es incitar los conflictos entre los diferentes grupos dentro de estos estados-nación, con el fin de convertirlos en herramientas del sistema de explotación. Debe enfatizarse que la responsabilidad del caos y la destrucción en Medio Oriente no reside exclusivamente en las potencias occidentales, cuya influencia en los desarrollos actuales es inmensa. Hoy, la vieja política de divide y vencerás se está extendiendo con la política del desplazamiento y la dependencia.

En el pasado, este sistema ganó legitimidad a través de la colaboración con regímenes despóticos en la región. Especialmente con el fin de distinguirse de la violencia y la política antidemocrática de los regímenes regionales hacia sus propias poblaciones, estos poderes hegemónicos vestían la máscara de la democracia, los derechos humanos, etc., para ganarse la simpatía al pasar como defensores y protectores de los valores universales. Esto se convirtió en un juego, en el que se acusaba al carnicero en lugar de a los que creaban el juego, a quienes tomaban las decisiones y a quienes imponían penas de muerte.

El asalto a Iraq a través de la guerra y la destrucción

Veamos más de cerca los acontecimientos en Iraq, ya que afectan directamente la situación de la región del Kurdistán. A comienzos de la década de 1990, Estados Unidos tomó la invasión iraquí de Kuwait como un pretexto de derrocar a Saddam Hussein, que era su aliado hasta entonces, declarar la guerra al régimen iraquí y matar a decenas de miles de personas. Esta guerra destruyó el sistema de agua potable, el sistema de alcantarillado y las presas, y por lo tanto, la infraestructura fundamental del Estado iraquí. Además, se impusieron varias sanciones a Iraq. En 1996, en un programa de televisión, se le preguntó a la entonces canciller estadounidense, Madeleine Albright, sobre los 500.000 niños iraquíes que murieron como consecuencia de las sanciones. Albright respondió que las sanciones representaban una “opción muy difícil, pero creemos que el precio vale la pena”. Un ministro que defendió una masacre a sangre fría nunca tuvo que temer las consecuencias de sus acciones. El “valor” de estas medidas seguramente no consistió simplemente en la eliminación del régimen de Saddam, sino también en el saqueo de las riquezas de Iraq.

Albright estaba hablando al público mundial sobre la democratización de Iraq, que fue especialmente declarada como una “fuente de ganancias” por la industria estadounidense de las armas y el petróleo. Al mismo tiempo, ella siguió una política exterior que se suponía que legitimase el saqueo y la ocupación de Iraq. El curso de los acontecimientos es bien conocido: con el liderazgo de Estados Unidos, una coalición internacional de firmas y cárteles, especialmente Gran Bretaña, atacó a Iraq y eventualmente lo ocupó en 2003. Las libertades limitadas que la Región del Kurdistán de Iraq obtuvo como resultado de la guerra no puede ocultar el hecho de que se alcanzó durante una ocupación. Los países que se levantaron contra esta invasión fueron silenciados con dinero. Alemania, Francia, Turquía y otros están en la parte superior de esta lista de países que reciben dinero.

“Hace quince años, Estados Unidos destruyó mi país”

El 29 de marzo de 2018, en el aniversario de la ocupación estadounidense de Iraq, el New York Times publicó un artículo del autor iraquí Sinan Antoon, con el título “Hace quince años, Estados Unidos destruyó mi país”. El artículo se lee como un lamento. Antoon profundiza sobre las consecuencias de la invasión estadounidense y dice que es parcialmente peor que bajo el gobierno de Saddam: “Nadie sabe con certeza cuántos iraquíes han muerto como resultado de la invasión hace 15 años. Algunas estimaciones creíbles ponen el número en más de un millón. Pueden leer esa oración de nuevo. Sobre la invasión de Iraq a menudo se habla en Estados Unidos como un ‘error’ o incluso un ‘error colosal’. Fue un crimen. Quienes lo perpetraron todavía están prófugos. Los ‘expertos’ que nos vendieron la guerra aún siguen haciendo lo que hacen. Nunca pensé que Iraq podría ser peor de lo que fue durante el reinado de Saddam, pero eso es lo que la guerra de Estados Unidos logró y legó a los iraquíes”.

Aquí es importante mencionar que grupos como el llamado Estado Islámico (ISIS) o el Frente Al Nusra son el resultado de esta ocupación. Después de la ocupación de Iraq se destruyeron el comercio, la producción, la industria, la cría de animales, los sistemas de alcantarillado en las ciudades, los mercados y el espacio público. La región con su gente, y que llamamos Iraq, se convirtió en una esfera de beneficios para Estados Unidos y varios otros países. En Iraq, que fue moldeada por una campaña de venganza de los chiitas contra los suníes, la región del Kurdistán obtuvo un estatus oficial y se convirtió en un área rentable en medio de la violencia extrema.

Saddam fue derrotado, pero no hubo planes para el período posterior al régimen. El modelo de estatismo nacional, que se suponía que se aplicaría a nivel mundial y regional, se adoptó en la Región del Kurdistán de Iraq en forma de mala copia. Dentro de la política del “shush money” (dinero que calla o silencia), se creó un sistema que se suponía dividiría el poder por igual entre los dos partidos anteriormente hostiles PUK (Unión Patriótica de Kurdistán) y KDP (Partido Democrático de Kurdistán). Como resultado de esto, Irán ganó poder en las áreas controladas por el PUK, mientras que Turquía hizo lo mismo en las áreas del KDP. Estas esferas de influencia eran tan accesibles que la región del Kurdistán de Iraq podría convertirse en una colonia.

La colonización de las mentes en la región del Kurdistán de Iraq

Han pasado 15 años desde la derrota del régimen de Saddam. Desde entonces, ciudades como Hewlêr, Duhok o Silêmanî han sido inundadas por productos: desde el sector de la construcción hasta productos electrónicos, textiles, frutas y verduras, y productos que ya no se pueden comercializar debido a su baja calidad. En su mayoría son importados de Iraq e Irán. Aunque se desconocen los números exactos de los bienes iraníes, sabemos de al menos 1.500 empresas turcas activas en el Kurdistán del Sur. Paralelamente a la dimensión económica de la ocupación, también existe una política de ocupación cultural. Ambos canales afiliados al KDP ejecutan programas sin ninguna aspiración artística o sustancial, como “Arka Sokaklar”, “Güllerin Savaşı”, “Kurtlar Vadisi”, “Kara Gül”, “Lale Devri”, “Akasya Durağı” y muchos más. Canales como K24 y Rudaw transmiten en vivo los discursos del presidente turco Erdogan. De esta manera tiene lugar la colonización de la mente.

Además de la dependencia del KDP a Turquía, la colonización del intelecto de la población está siendo atacada. El objetivo es llevar a la población a una etapa tal donde simplemente acepta silenciosamente las intenciones de Erdogan y Turquía, que dicen cosas como: “Quédate donde estás. Gana dinero, tienes petróleo. Mantén la calma. ¿Quieres un Estado independiente? Ustedes tienen una frontera de 350 km con nosotros. ¿Nos ha consultado a nosotros o a Irán sobre sus planes?”. Estas son las palabras que Erdogan dirigió a Masud Barzani el 28 de septiembre de 2017, tres días después del referéndum. Ningún político rechazó estas palabras. Pero el fascista Erdogan, que declaró a todos los kurdos como enemigos, no es más democrático que el dictador Saddam Hussein. Incluso si sus medios y métodos difieren, e incluso si los tiempos de hoy son diferentes, no hay diferencia en su objetivo de negar y aniquilar a los kurdos.

Disolución cultural y caos social

A pesar de la multitud de oportunidades y recursos, hoy en día la sociedad del Kurdistán del Sur está más alejada que nunca de sí misma debido a la explotación y disociación de su identidad y cohesión. Nunca antes la desesperanza, el aislamiento, la atomización, la corrupción y la autocracia, la práctica antidemocrática y la debilidad en el campo de la educación y los servicios públicos, han sido tan desarrolladas como en estos tiempos. En esta región extraordinariamente fértil las personas estaban alejadas de la producción y la vida alegre, de modo que se ahogaban en las preocupaciones cotidianas y esperaban, en vano, soluciones de las instituciones políticas plagadas de problemas. La crisis se profundiza, ya que el gobierno abre la puerta a la explotación de Irán y Turquía. El gobierno no logra construir una economía comunal, desarrollar sus propias capacidades productivas, traer sus propios productos al mercado y venderlos a precios apropiados. Estos desarrollos producen una fase de disolución cultural y caos social. Cuando las personas se den cuenta de esto, intentarán obstruir este proceso. Si esto no sucede, los desarrollos pueden volverse mortales.

Poner fin a todos estos hechos negativos sería una expresión de voluntad autónoma. La resistencia política contra la colonización es una parte central de esto. Sin embargo, las relaciones regionales e internacionales actuales hacen que el Gobierno Regional del Kurdistán no pueda seguir un camino político adecuado. A través de la conexión de las relaciones políticas extranjeras con el caos político interno y la insatisfacción, emerge una situación de inestabilidad.

Salvar la región de Kurdistán de Iraq de convertirse en un respaldo de Turquía

Turquía considera al Kurdistán como su país y, mientras tanto, ha ocupado el Kurdistán del Sur política, militar y económicamente. A través de una variedad de ataques en la parte de Kurdistán que ha alcanzado un estatus oficial, Turquía está tratando de obstaculizar a las fuerzas políticas kurdas para su existencia y organización, las cuales actúan en contra de los intereses del Estado turco. Permitir que florezca el espacio para el crecimiento de estas políticas no puede ser beneficioso para la política y las actitudes para el Kurdistán, sino que sirven para aumentar y profundizar el caos en la región y, en particular, en Iraq y Kurdistán. El silencio frente a los ataques aéreos y terrestres turcos contra el Kurdistán del Sur es una expresión de una política de colaboración y dependencia política. Para una visión más detallada de la situación, la declaración de la Unión de las Comunidades del Kurdistán (KCK) del 10 de abril de 2018 es bastante reveladora. El KCK critica la existencia de puntos militares turcos en el Kurdistán del Sur: “Hay más de 15 bases militares turcas en el Kurdistán del Sur. No solo fueron construidas para la lucha contra el movimiento de liberación kurdo, sino también para el control del Kurdistán meridional, la obstrucción de la unidad kurda, la presión sobre los poderes kurdos del sur y la incitación a los conflictos entre los kurdos. Por el momento, el Estado turco expande su ocupación del Kurdistán del Sur y establece sus bases militares a lo largo del camino”.

Un día después del “referéndum de independencia” en el Kurdistán del Sur el 25 de septiembre de 2017, Erdogan se dirigió al ex presidente Masud Barzani de manera peyorativa: “Si implementamos nuestras sanciones ahora, cambiará de parecer de todos modos. Cuando te desconectemos, todo habrá terminado. Todos los ingresos se detendrán. Tan pronto como los camiones ya no conduzcan hacia el norte de Iraq, no encontrarás nada para comer o usar allí. Así es como se verá tu situación muy pronto”. Los camiones y mercancías de Turquía, que mencionamos al principio, no parecen ser tan inocentes después de todo. Tomar una postura contra estas agresiones conducirá a superar esta dependencia y llevar a una vida libre en Kurdistán con una actitud independiente.

Pero mientras el gobierno no tome medidas para satisfacer las necesidades de la sociedad, los comerciantes kurdos de frutas y hortalizas se verán obligados una vez más este verano a ofrecer sus productos frescos al borde de la carretera.

Traduccion: Kurdistanamericalatina