Anécdotas de los primeros trabajos sociales del PKK

El siguiente texto de Cemil Bayik trata dos anécdotas del grupo de estudiantes que fundaron el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) alrededor de Abdullah Öcalan a mediados de los años setenta. Después de las primeras actividades ideológicas y políticas en Ankara, el grupo comenzó a expandirse por todo el Kurdistán para presentar sus ideas, relacionarse con la sociedad y conocer la realidad del país. A diferencia de otros grupos pro kurdos de la época, los revolucionarios del Kurdistán eran principalmente estudiantes pobres, comprometidos con el socialismo. Desafiaron al chovinismo social de la izquierda turca. Sin muchos medios, las ideas del movimiento se extendieron principalmente a través de la interacción directa con individuos y comunidades de la región.

Cemil Bayik es copresidente del Consejo Ejecutivo de la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK), la organización paraguas de la “Autonomía Democrática”. Es considerado uno de los cofundadores del grupo que se formó en torno a Öcalan a mediados de la década de 1970, del cual surgió el PKK en 1978.Kemal Pîr es también uno de los primeros compañeros en torno a Öcalan, que le conoció a él y a Haki Karer cuando salió de prisión a principios de 1970. Ambos eran de origen turco. Kemal Pîr fue encarcelado en la prisión de Amed (Diyarbakir), donde inició una huelga de hambre junto con sus compañeros para protestar contra la política de tortura del Estado turco para que los militantes se rindiesen y sometiesen. Murió el 7 de septiembre de 1982, en el día 55 de su huelga de hambre.

“La reunión que nos hizo sudar”, por Cemil Bayik

Era el año 1976. Los días en que nadie nos conocía, nadie quería conocernos. Estos fueron los días que, después de nuestra reunión en Ankara, decidimos regresar al país y retomar el trabajo. En aquella época, dirigía el trabajo en Dersim junto con un compañero llamado Cömert. Nadie sabía nada acerca de nosotros, nadie había oído nada sobre nosotros, nadie nos conocía. Era una época en la que no teníamos ningún recurso. A pesar de que habíamos tomado la decisión de la lucha armada, si alguien hubiera venido a dispararnos, no habríamos podido defendernos por la falta de armas.

Junto con nuestro amigo Cömert, dirigimos el trabajo entre Hozart y Pertek; había un pueblo llamado Ballikaya, un día decidimos ir allí. Llamamos a la primera puerta: cuando se abrió, dentro había un viejo, como no sabía quién ni qué era, fui y me senté a su lado.

El compañero Cömert, sin embargo, sabía que era un aleví “Dede”(un guía espiritual). Debido a la tradición nunca se hubiera sentado a su lado. Pero yo no lo sabía, por supuesto. Pero como Cömert procedía de esta zona, sabía que era Dede y cómo debía comportarse en su presencia. Al no saberlo me senté a su lado, pero Cömert tomó asiento casi detrás de la puerta.

En el tiempo que permanecí allí fumé mucho, y cuando me quedé sin tabaco le pregunté al Dede cuando sacó su caja de tabaco: “Disculpe, me he quedado sin tabaco, ¿podría liarme uno de sus cigarrillos?”. Y aunque no me miró, extendió su caja de tabaco hacia mí. Me di cuenta de que no realizaba este gesto de corazón, pero no entendía el por qué. Era hora de cenar y nos sentamos a comer, también había algunos jóvenes en aquella casa, habíamos terminado, pero ninguno se puso en pie. Me dije a mí mismo: “Mientras las personas mayores no se levanten, nosotros tampoco”.

Unos minutos más tarde, el anciano leyó unas oraciones y los jóvenes tomaron dos o tres cucharas de la bandeja de nuevo. Me di cuenta de que la situación no era normal. Pero no pude averiguar exactamente de qué se trataba. Hasta ese momento, ni siquiera sabía lo que era un Dede porque nunca lo había visto antes. El compañero Cömert tampoco dijo nada sobre el tema. Nos levantamos de la comida, un rato después entró gente en la casa, todos primero besaron su mano, luego la mía y finalmente se sentaron. Yo no quería que me besaran la mano, porque entre los recién llegados había gente muy vieja; uno de ellos debía tener unos 80 años. Mientras tanto, comencé a pensar: “Ojalá no me hubiera metido en esta situación, me da mucha vergüenza”.

En muy poco tiempo la sala estaba llena. Mientras que una de las mujeres que habían llegado, dijo: “Dede, dinos algo”; entonces entendí lo que era un Dede. Al entenderlo, comencé a preocuparme sobre lo que diría sobre mis comportamientos erróneos. Todos le hicieron preguntas al Dede y él las respondió una por una.

En aquellos tiempos, no me manejaba bien con el kurdo. Entonces le dije: “Dede, yo no sé mucho kurdo, pero también me gustaría hacer una pregunta”. “Por favor, te escucho”. “Mientras tocabas el Saz (instrumento de cuerda, similar a un laúd), estabas hablando de Dersim y Kurdistán. Sería bueno que me contaras un poco más al respecto. Porque en tu Saz está escrito un poema de Baytar Nuri sobre Dersim”, dije. Además, cuando el compañero Aydin Gül cayó tomamos fotos de este poema y las colgamos por tas partes. Mientras me miraba, me dijo: “Aquí solo le llamamos Kurdistán a esta zona”. Nada más.

No había logrado la respuesta esperada, así que volví a preguntar: “Disculpe Dede, querría decir una o dos cosas, he leído algunos libros que dicen que el Kurdistán limita con esta región”. Mientras lo decía, el Dede se volvió y me miró, pero esta vez de manera diferente.

Después de mirarme así, sus ojos se fijaron en el suelo y permaneció en silencio durante varios minutos. Todos esperaban, escuchaban con atención mi conversación con el Dede y luego percibieron el cambio en el ambiente. Tras los minutos en silencio, el Dede comenzó a contar la historia del Kurdistán. Mientras hablaba el Dede, una mujer dijo: “¿Quién es este?”, refiriéndose a mí. Durante nuestra conversación, que duró toda la noche, pensó que era el asistente del Dede, por eso habían besado mi mano. Cuando cayeron en la cuenta de que no era así, una discusión comenzó en la sala: “¿Quién es este y por qué está sentado aquí?”. Cuando el Dede terminó, le di las gracias. “Si no le importa, también querría decir algunas cosas”, dije. Él dijo: “Tienes la palabra, puedes hablar”. También hablé sobre los kurdos y la historia del Kurdistán.

Esta vez, el Dede comenzó a observarme más de cerca. Uno tras otro, todos en la sala comenzaron a darse cuenta de que la situación no era normal. Con breves conversaciones y discusiones, nuevas preguntas y respuestas, la noche fue avanzando y cuando ya era tarde, acabamos. Poco a poco todos se retiraron a sus hogares; al final, solo nosotros dos quedábamos allí. Al estar solos, y con intención de reparar los errores cometidos le dije al Dede: “Lo siento, no sabía que eras un Dede, si me he comportado de manera inadecuada, debes saber que no fue intencional. Si te he ofendido quiero que sepas que ha sido sin saberlo y que te pido perdón”.

El Dede me dijo: “Sospeché que eras de la izquierda turca”. Agregó que, aunque la izquierda turca estaba haciendo cosas tontas en nombre del socialismo, no estaba en contra de él. “Si quisiera, ninguno de ellos podría venir a esta aldea, pero no es así. Por respeto al socialismo no les digo nada, pero no tienen nada que ver con el socialismo”. Estaba de acuerdo con él, y le dije al movimiento al que pertenecíamos. El Dede entonces dijo: “Incluso si muriera ahora, lo haría en paz. La fundación de un partido así me hace feliz”.

Que el Dede dijera algo así me hizo muy feliz. Continuando, el Dede dijo que había estado esperando un movimiento como el nuestro. “Tengo artículos en otomano sobre el kurdo y el Kurdistán, te los regalo”. Incluso sacó todo su dinero y nos lo dio como apoyo, y dijo: “Si quieres hacer un mejor trabajo y obtener mejores resultados, puedo presentarte en todos los pueblos de por aquí”. Dijimos: “Eso sería muy bueno”.

Después de generar una relación real con el Dede de esta forma, trabajamos en las aldeas en las que nos presentó. Era importante que desarrolláramos el compañerismo así. Hasta entonces, la izquierda turca había trabajado en esa zona, tomaron medidas contra los Dede y la religión en nombre del socialismo. Con este enfoque, demostraban que no habían conseguido nada. En ese momento, según la audiencia y la leyenda, todas estas aldeas estaban en manos de los “Ulusal Kurtuluşcu’lar” (Liberadores Nacionales).

Según lo que se decía y escuchaba, las aldeas entre Pertek y Mazgirt estaban bajo el control de TIKKO. Visitamos algunas aldeas y, aunque no fuimos a todas, todas estaban vinculadas a nosotros. Todos vinieron a nuestro lado. En las aldeas a las que fuimos, los discursos que pronunciamos allí también se enviaron a las otras, de una manera que también se sembró allí. Por supuesto, el Dede también comenzó la propaganda para nosotros durante esos tiempos. Si desea liderar el trabajo entre las personas, debe hacerlo de acuerdo con su tradición, costumbres y valores.

Pasamos toda nuestra vida con la gente. Todo lo que atraía a la gente nos atraía, todo lo que la gente comía, nosotros lo comíamos. Aparte de eso, no vivimos otra vida. Llegamos a conocer a la gente de cerca y la gente nos conoció de cerca. La unidad con las personas se desarrolló esencialmente así. Que la gente confiara en nosotros también fue el resultado. Después de la primera aparición de este movimiento, nadie esperaba y creía que el movimiento daría pasos tan grandes. Todos nos miraban con condescendencia. Incluso, hubo quienes que se burlaron del movimiento. Por eso nadie nos dio ningún valor serio. Por eso hubo quienes nos llamaron: “Locos con aliento apestoso por el hambre”. Estos enfoques no fueron críticas, sino acusaciones. Nos estaban encasillando. También usaron palabras contra nosotros que no se nos habrían ocurrido en nuestros sueños. Algunos nos llamaron comunistas, algunos socialistas, algunos locos; en resumen, dijeron lo que les vino a la mente. Por otro lado, insistimos en la confianza de que estábamos haciendo lo correcto. Eso fue importante; lo que nos desarrolló, lo que nos hizo crecer, lo que nos llevó a donde estamos hoy, fue eso.

***

Después de que nuestro compañero Kemal escapara de prisión, fuimos juntos a una aldea de Pazarcik. Era un pueblo cercano, estábamos trabajando allí y se nos conocía. Al llegar, vimos que había una boda en la que se reunían numerosas personas. Pensaban que el compañero Kemal estaba en prisión, ya que no se había publicado nada en los periódicos sobre su fuga, ni en las noticias de la radio. Cuando le vieron, el estado de ánimo cambió por completo.

Cuando anochecía, todos los hombres se reunieron en un lugar y nos pidieron que habláramos. Ya nos habíamos estado acercando tanto durante este tiempo que si veíamos a muchas personas reunidas en algún lugar, considerábamos que era una oportunidad. Nuestro amigo Kemal había escapado recientemente de la prisión y no había tenido esa oportunidad en mucho tiempo. Entonces le dije a mi amigo Kemal que hablara. Habló hasta altas horas.

Por la mañana, un joven del pueblo vino a nosotros y nos preguntó: “¿Os gustaría hablar?”. Dijimos: “Por supuesto que queremos hablar y estamos listos para ello en cualquier momento”. Después de haber recibido esta respuesta, se fue.

Tras poco tiempo, los jóvenes regresaron al lugar donde estábamos y dijeron: “Los he reunido a todos, están esperando que vengáis a hablar”. Cuando los jóvenes nos llevaron al lugar donde esperaríamos a la gente, vimos que todas las mujeres estaban reunidas allí. Había reunido solo mujeres, pero no nos había dicho que solo había reunido mujeres. Hasta ese momento, ninguno de nosotros había organizado conferencias o asambleas para mujeres. Pero la gente reunida allí no eran mujeres jóvenes. Todas las mujeres mayores que había en el pueblo estaban allí, y quería que nos reuniéramos con ellas. Nunca antes habíamos dado una conferencia frente a tanta gente. Este fue un estreno para nosotros.

Me di la vuelta y le dije a mi compañero Kemal: “Hablaste muy bien anoche, acabas de salir de la cárcel y tienes mucha energía, habla delante de la multitud”. El compañero Kemal dijo: “No hablaré, habla tú». Lo intenté, pero mi amigo Kemal no quería hablar. Así que me quedé atrapado en la conferencia. Comenzamos la reunión con mi compañero Kemal a mi lado. Hablé durante unos 40-45 minutos. Pero no recuerdo lo que dije. Estaba sudado, empapado. Como si me hubieran arrojado al agua y sacado de nuevo. Por mucho que hubiera sudado, mi cara debió cambiar de color. Por eso me avergonzaba. Además, las mujeres dejan sonar “zilgit” (ululación) una y otra vez en los descansos. De todos modos, no sabía lo que había dicho y, además, la resonancia de las mujeres repetidamente me confundía aún más.

Cuando recurrí a mi compañero Kemal, le pregunté: “¿Cómo fue mi discurso?”. El compañero Kemal dijo: “No sé”. Cuando mi compañero Kemal lo dijo, pensé: “Es decir, hablé muy mal”. Se me hundió la moral. Me volví hacia Kemal y le pregunté: “¿Hablé mal?”. Cuando miré más de cerca, noté que también él estaba bañado en sudor. Le dije: “Yo fui quien habló. Por eso estaba bañado en sudor y enrojecido. La gente puede entenderme, pero ¿por qué estás sudado tú? Incluso has estado sentado”. El compañero Kemal dijo: “Ni preguntes. Sentarse frente a semejante masa de mujeres es agotador. Primero viniste y me preguntaste eso, hablaste y no viviste ese sentimiento, pero yo sí. Por eso no escuché tu discurso”.

Cuando lo escuché, volvió a subirme la moral. Como no me había escuchado, significaba que no había hablado tan mal después de todo. Cuando desaparecimos de allí, fue como si hubiéramos renacido. Como si el peso del mundo entero hubiera estado sobre mis hombros y descargado cuando me fui; podía respirar nuevamente. Incluso recuerdo haber dado un “oh” aliviado de mí mismo cuando nos alejamos de allí.

Traducción: Rojava Azadi Madrid / Edición: Kurdistán América Latina