Diarios de guerrilla – Amor, acción y sacrificio

Viyan Amara es una luchadora por la libertad, del PKK. El presente texto es un is a freedom fighter of the PKK. El presente texto es un extracto de su diario de 1997. Esta segunda parte, en la describe como desinteresadamente el camarada Sebrî Meredo (Reşit Tokpınar) se convirtió en mártir. Se trata de los eventos durante una operación enemiga en Cîlo (en las montañas de Zagros). Está muy claro que Heval Sebrî, a quien antes había llamado “fuego”, ha dejado una profunda marca en los corazones de los luchadores por la libertad …

¿Sebrî es el fuego o el fuego es Sebrî…?

Llevabamos a cabo nuestras acciones y cada vez, antes de partir, siempre había una pequeña celebración. Cada vez que nos íbamos, nos despedíamos como si nos fuéramos a reunir de nuevo. Celebramos la acción que estábamos a punto de emprender como si fuera parte de nuestra identidad. Cada vez que íbamos a una acción hacíamos un fuego alrededor del cual bailamos eufóricamente. Se hacía en todas las unidades, pero especialmente en la nuestra, esto se convirtió en una tradición y cultura. Cada baile era como una despedida, y cada despedida representaba una limpieza de la suciedad hostil. Nuestras acciones fueron, sin excepción, valientes ataques que los comandantes normales del ejército no se atreverían a realizar. Nuestro comandante Heval Mehmud, sin embargo, fue muy inventivo y creativo. Con su actitud, no solo podía formar una unidad, sino que podía liderar toda la región. Tanto en su vida como en sus acciones, Heval Mehmud ocupó su lugar en todas partes.

En esta unidad, también había un compañero que conocíamos como Sebrî Meredo (Reşit Tokpınar). Heval Sebrî solía liderar varias áreas en Garzan y luego llegó a Zagros. En el momento de su formación, Heval Sebrî no aceptó su traslado a Zagros, quería quedarse en Garzan. Sin embargo, después de conocer esta vida, sus dificultades y nuestra cooperación en Zagros, se involucró como parte de este lugar. A menudo decía: “Si faltaba una cosa en mi identidad, era la vida aquí”. Este compañero, con su camaradería, su vida y sus acciones, fue un enriquecimiento invaluable de nuestra vida juntos. Su vínculo con sus compañeros no era físico, era espiritual e ideológico y uno siempre podía leer sus ojos. Después de cada acción, preguntaba sobre el bienestar de cada camarada. No solía ser una persona emocional, pero en ocasiones, como cuando bailaba alrededor del fuego con nosotros, mostraba sus emociones con claridad. Siempre nos preguntamos: ¿Sebrî es el fuego o el fuego es Sebrî…? En esos momentos siempre estaba elevado.

Amor, acción y sacrificio: Heval Sebrî

Después de unos días, llevamos a cabo otra acción y nos arrastramos a un pueblo. Después de que comenzamos a robar armas y comida a los guardias de la aldea, de repente incluso las mujeres y los niños de la banda comenzaron a dispararnos. Fue un desastre, pero pudimos retirarnos al bosque con mucho éxito. Ese día fuimos a nuestro refugio y todos nuestros compañeros limpiaron sus armas. Mi rifle estaba muy viejo y oxidado y, por lo tanto, a veces causaba problemas en las batallas. Heval Sebrî vino hacia mí y me entregó uno de los fusiles que habíamos tomado de los guardias de la aldea. Era un rifle muy bonito y limpio, casi como nuevo. Bajé al muelle para limpiar mi arma nueva. Justo cuando estaba a punto de desmantelar mi rifle, escuché un ruido. Pasados unos momentos entendí que eran las voces del enemigo y los helicópteros que se acercaban.

En ese momento, las tácticas del enemigo fueron las siguientes: cuando vieron el escondite de un compañero, primero lo barrieron con helicópteros, y dispararon y bombardearon el área. Luego dejaron caer a sus soldados nuevamente en helicóptero en las llanuras cercanas. Pero esta vez no abrieron fuego directamente. Creo que fue porque ni siquiera sabían que estábamos aquí, ya que todavía estábamos muy cerca del pueblo. Estábamos justo en la ladera cerca del muelle. Ya no tenía oportunidad de armar mi arma, así que tomé las piezas y corrí. Heval Mehmud, Heval Sebrî y nuestro comandante Taxim, decidieron que deberíamos pasar desapercibidos sin entrar en una lucha. Nos vimos obligados a hacerlo porque los Tepecîs (camaradas en las cimas de las montañas) no contestaban los radios, por lo que no sabíamos exactamente cómo se movía el enemigo. Por lo tanto, había una posibilidad de que pudiéramos sufrir pérdidas. Nuestro objetivo siempre fue: acciones exitosas y la menor cantidad de pérdidas posible. En ese momento, Heval Mehmud y los otros camaradas idearon un plan: deberíamos abandonar nuestra posición, avanzar y colisionar con el enemigo. De esa manera tendríamos control sobre el enemigo. Era como si pudiéramos ver y pensar con claridad otra vez. Los helicópteros ahora también nos seguían, tratando de localizarnos para que no repelieramos a los soldados en nuestra área. La persona a cargo de nuestros Tepecîs fue el camarada Seyfî. Heval Mehmud lo llamó por radio varias veces para decirle que disparara al enemigo hasta que nos fuéramos, pero nuestras llamadas de radio no le llegaron a nuestros compañeros. Entonces decidimos seguir. Tan pronto como nos fuimos, de repente comenzaron las batallas entre nuestros compañeros en las cimas de las montañas y el enemigo. Como ahora también venían cada vez más helicópteros Cobra, no teníamos muchas posibilidades de luchar con un número tan grande de soldados. Todo lo que podíamos hacer era permanecer en la colina con un pequeño grupo, que luego podría entrar en batallas con el enemigo para ganar tiempo y retirarse con los compañeros restantes para ponerse en posición de combate. El pequeño grupo de cuatro amigos fue, por supuesto, dirigido por Heval Sebrî.

Partimos con el grupo más grande y muy pronto llegamos al muelle. Este lugar también se llamaba Meydana y era solo una llanura plana donde ni siquiera había piedras pequeñas, solo arena. A los soldados también los dejaron aquí, así que nos las arreglamos para llegar a la parte plana. También el grupo que se quedó atrás para que ganáramos tiempo nos alcanzó después de un rato. Nos reconocimos pero no vimos posibilidad alguna de salir de Meydana nuevamente. La coordinación operativa del enemigo estaba posicionada en una pequeña colina, directamente frente a nosotros, pero no sabíamos nada al respecto. Heval Mehmud dijo: “Dispersense”, pero no había una sola roca debajo de la cual pudiéramos escondernos. Solo unas pocas malezas separadas, y ahora todos tomaron algunas de para disfrazarse y cubrirse debajo de ellas. Heval Mehmud, sin embargo, tomó su arma con su mano y dijo: “¡Si uno de ustedes resulta herido aquí y dice ‘sí’, voy a dispararle!” Sabía que si nos movíamos incluso un poco, todos seríamos descubiertos y caeríamos. Nuestra situación era muy seria.

La coordinación operativa le dió nuestra ubicación a los pilotos de los helicópteros, pues nos habían visto desde su colina. Los pilotos, sin embargo, no sospecharon en absoluto que estaríamos en medio de la llanura y dispararon violentamente contra el área alrededor de la fuente varias veces y luego de fueron. Los helicópteros Cobra bombardearon dos veces a nuestro alrededor, pero no nos pasó nada. Incluso nuestra mula, que llevaba nuestro equipaje, yacía tranquilamente debajo de la maleza que le habíamos arrojado. Casi se podría pensar que era un ser humano, se comportó de manera inteligente. Ni siquiera movió las orejas. Cuando un mosquito se sentó en la nariz de un compañero, dijo: “Oh, vuela mosquito, vuela, si me muevo, el enemigo nos verá y nos va a matar”.

Era una muy trágica situación la que estaba teniendo lugar entonces. Ahora, cuando piensas en esa época, parece una broma. No había nada que pudiéramos hacer, pero Heval Sebrî dijo: “¡Nos vamos de aquí ahora!”. ¿Qué podíamos hacer? Dos helicópteros vaciaron todos sus arsenales encima de nosotros y se fueron, y llegaron dos más. La coordinación estaba justo en frente de nosotros y nuestro entorno estaba lleno de soldados. Lo mejor que pudimos hacer fue hacernos uno con el suelo. Llegaron dos Cobras más y los coordinadores llamaron por radio a los pilotos: “¡Te dije que dispararas allí! ¿Por qué no disparás ahí, en lugar de volar alrededor de la fuente y simplemente dispararle un unas rocas?” Esta vez los helicópteros bajaron exactamente encima de nosotros para podíamos ver a los pilotos sin ningún problema. Estaban tan cerca de nosotros que nos reconocieron bajo la maleza. Solo nos dispararon sus armas pesadas tres o cuatro veces. Las balas golpean la arena entre nuestras piernas y al lado de nuestras cabezas. Cuando nos dispararon con cohetes, esta arena, que previamente nos había negado un escondite seguro, se convirtió en nuestra salvación. Cuando las cabezas de los misiles golpearon la arena, sus fragmentos no pudieron extenderse y quedaron atrapados en la arena. Vinieron dos cobras más, de modo que ahora 4 helicópteros de combate volaban sobre nuestras cabezas. Nos dispararon nuevamente, fue como una lluvia de plomo.

Heval Sebrî entendió lo crítica que era la situación y gritó: “Compañeros, yo iré hacia allá. Para que puedan salir de aquí mientras su atención está en mí. Trataré de salvarme”. Entonces Heval Mehmud gritó: “¡Te voy a matar, es una orden, nadie se mueve!”. Heval Sebrî respondió: “Yo también soy comandante y puedo dar órdenes”. De repente se puso de pie y el frío corrió por nuestras espaldas. Luego, un solo compañero se sacrificó para salvar a otros 39, porque éramos 40 camaradas en total. “Hemos opuesto tanta resistencia hasta ahora y nunca sufrimos una sola pérdida, nunca permitimos que ni un solo compañero cayera, que se convirtiera en Sehîd!”. Tomó su arma y salió corriendo.

Cuatro cobras perseguían a Heval Sebrî, pero no podían dañarlo. Se convirtió en fuego y llamas, y huyó más lejos. Entonces nos dio la oportunidad de salir de aquí. Huimos a un refugio un poco más lejos. Mientras tanto, también veíamos a Heval Sebrî correr, con la esperanza de que pudiera ponerse a salvo. Esperamos unos minutos más entre las piedras, esperando volver a ver a nuestro compañero. Pero Sebrî no volvió.

El enemigo se retiró ahora también, ya que estaba oscureciendo. El enemigo también sabía que sufrirían pérdidas diez veces mayores si se acercaran a la guerrilla por la noche. Heval Mehmud y otros tres amigos dijeron: “Vamos a Meydana”. Meydana estaba ahora a una buena hora de nosotros. Entonces comenzamos a caminar y en el camino encontramos a Heval Sebrî en el suelo. Habían pasado dos o tres horas, pero aún había una posibilidad de que estuviera vivo. Corrimos hacia él y levantamos lentamente su cabeza, pero solo se deslizó floja en nuestras manos. Incluso le habían disparado con rifles M-16. Desde el pecho hasta los pies, estaba todo lleno de balas. También tenía heridas de bala en las manos y la cabeza. “Heval, han venido”, susurró. “Sí, por supuesto, vinimos a llevarte al refugio”, respondimos. “No, estaba esperando que hicieras mi legado”. “¿Qué legado? ¡Vamos, levantate, vamos! No tienes nada”, exclamó Heval Haki. “Heval Haki …” “¿Qué?”. “Abre mi chaqueta y mira cuántas balas hay en mi pecho”, susurró Heval Sebrî. Dijimos: “No necesitamos hacerlo, está oscuro, de todos modos no podemos ver nada”. “Ocho”, ya las había contado antes que nosotros. “Está bien, lo llevaremo”, dijimos, pero él simplemente dijo: “Adelante, niños”. Dijo eso porque todos éramos muy jóvenes y estaba bromeando. “Levanta mi mano izquierda”, dijo, y Heval Haki levantó el brazo, pero no vio ninguna mano en la manga de la chaqueta. También levantó la pierna de Sebrî, pero el compañero también había perdido una pierna. Dijo que solo había esperado a que pudiéramos expresar su última voluntad y testamento: “Debajo de la llanura de Meydana hay un lugar como el paraíso. Hay todo tipo de flores y plantas y un pequeño arroyo fresco fluye a través de él”. Ahí es donde quiero ser enterrado por ustedes”. Todos gritamos: “¿Por qué deberíamos enterrarte? Vamos con nuestros compañeros ahora, te están esperando”. “Todos los compañeros están bien, ¿no?”, “Sí, todos están bien”. “No me arrepiento. He hecho todo lo que hay que hacer por este partido. Saluda a todos mis compañeros. No quiero que se enojen conmigo”.

Después de unos pocos, pocos segundos, se convirtió en mártir en nuestros brazos. Con todo nuestro dolor y enojo lo llevamos al lugar que él nos había describido. En la oscuridad de esa noche enterramos a nuestro amigo y compañero.

Por supuesto que los camaradas estabamos tristes. Pero en cuanto alguien habló de amor, acción y sacrificio, todos recordaron a Şehîd Sebrî. Şehîd Sebrî, el héroe, un camarada que se sacrificó, que dio su propia vida por otros 39 compañeros sin pestañear. Los que lo conocieron diremos: “¡Vivió de esta manera y así vivirá!”

Nosotros queríamos regresar al otro día, para reforzar y decorar su tumba, pero no pudimos hacerlo. Al día siguiente, la operación continuó y el enemigo vino y tomó su cuerpo. Hasta el día de hoy no sabemos a dónde fue llevado. Esto sigue siendo una herida profunda en mi corazón. Pudimos cumplir su último deseo, pero no de forma permanente.

Claro, hay miles de mártires sin tumbas. Es por eso que en cada piedra, cada árbol, cada flor y en cada arroyo está el espíritu de los mártires. Cuando los recordamos y queremos recordarlos, están en todas partes. Ni siquiera miras, solo con inclinarse ya es suficiente.

Viyan Amara